domingo, 8 de mayo de 2016

LA PROFESIONALIZACIÓN DEL ADMINISTRADOR DE PROPIEDAD HORIZONTAL

En la actualidad el crecimiento de construcciones que se someten a propiedad horizontal, se constituye como la mejor solución para reducidos espacios y optimización de recursos, ha generado el surgimiento de una nueva profesión: el administrador de propiedad horizontal.

El administrador de propiedad horizontal debe concebirse como un gerente, un gerente de comunidades, que debe contar con herramientas que le permitan cumplir a cabalidad con sus funciones, todas relevantes a la hora de garantizar la sana convivencia en pequeños espacios con un conglomerado de habitantes diversos.

Sus funciones van más allá de tareas contables, o de pago de proveedores o recaudación de expensas comunes, quienes se enfrentan a diario a los retos de administrar propiedad horizontal son conscientes que con el devenir de los días cada situación particular, requiere de un cumulo de conocimientos que le permitan dar una buena solución, a los problemas cotidianos de los residentes, de su actuar y diligencia en ocasiones depende la buena convivencia en la copropiedad.

El administrador de propiedad horizontal debe contar con los conocimientos idóneos: legales, contables, tecnológicos, sociales, culturales, de oratoria, de solución de conflictos, entre otros, que le permitan construirse como un verdadero gerente de comunidades, y de esta manera orientar a su comunidad a un buen desarrollo de la convivencia y gestionamiento tanto de los bienes comunes como privados.

Esta es una invitación a los administradores de propiedad horizontal a que procuren contar con herramientas tecnológicas que le faciliten gestionar los requerimientos de los propietarios de unidades privadas, permitiéndole disponer de tiempo libre que pueda ser utilizado en la ardua tarea de estudiar el sistema de la propiedad horizontal, de esta manera está aportando a la profesionalización de su labor como administrador de copropiedades.